Por qué el ejercicio físico es la mejor alternativa para el dolor de espalda crónico